Las vacunas nos protegen de determinadas enfermedades. Como cualquier medicamento, pueden ocasionar efectos secundarios leves a corto plazo, como dolor en el brazo o fiebre. Es posible, aunque extremadamente inusual, que provoquen efectos secundarios más graves. Es mucho más probable que una persona sufra daños graves por una enfermedad que por su vacuna.